Twitter: sabiduría de la modernidad en pocas líneas

140 puede ser mucho: peso, presión atmosférica, grados, personas, años. Pero también puede ser poco: dinero, centímetros, segundos, granos de arena, caracteres.  La evolución de la humanidad se ha encargado de “enlatar” las cosas, de hacer pequeño algo tan grande (por su importancia) como un (micro -) procesador o – hasta incluso – hacerlo con la comunicación.  Twitter nos degusta ese camino, un sendero que renuncia a otros más extensos y por lo tanto a posibilidades mucho más amplias. Aquí solo contamos con 140 caracteres para comunicarnos.  Hermano/primo de los mensajes de texto, la red social de los ciento cuarenta determina una clara forma de estructurar nuestro pensamiento, casi debiendo limitarlo al mínimo de la expresividad que el ser humano tiene.

Se calcula que en el idioma español existen alrededor de 100 mil palabras, de las cuales conocemos menos de un cuarto de ellas: se estima que utilizamos unas 10 mil, sí el 10%. Repasemos: 140 caracteres no te permiten utilizar más de 20 palabras, 20 palabras en relación a 10 mil son contraproducentes, ni hablemos en relación a 100 mil. Papua Nueva Guinea, un estado de Oceanía,  tiene 5 millones de habitantes y en total hablan 820 idiomas ¿Se imagina la cantidad de palabras distintas que se deben decir en un solo día en aquél país? El libro por excelencia del lenguaje español “Don Quijote de la Mancha”, tiene – contando los espacios en blanco –  2. 034.611 caracteres ¿podría twittiarlo? Claro que no.  Pero no todas son malas para Twitter; en Surinam aún persiste una lengua hablada por 120 mil personas que utiliza 340 palabras (son todas las que tienen), aquí la relación twitteo – cantidad de palabras es más acertada, ya que la diferencia entre mandarse un mensaje de 140 caracteres con 20 palabras o hablar personalmente no cambia demasiado.

Por naturaleza, el ser humano es un ser que está destinado a vivir en sociedad, y por lo tanto a comunicarse, para lo que ha construido un sinfín de medios para hacerlo – a los que comúnmente llamamos idiomas – y que, han llevado a la literatura a sus máximas expresiones. Pero Twitter es el reflejo de una modernidad apurada, más concreta, con menos tiempo para la detención de lo importante, con menos ganas de un: “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza…” sino de un simple: Cerca de la Mancha, vivía un hidalgo, y listo.  Lo sintético de los mensajes, puede ser un mal para nuestros idiomas, que se concibieron con el objeto de poder expresar con todas las palabras lo que sentimos, lo que pensamos y por sobre todas las cosas, lo que deseáramos decir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: