Comunicación no verbal

Existen diversas formas de comunicar, entre ellas podemos destacar la comunicación no verbal, que se explica en aquello que no decimos explícitamente, sino que expresamos con los gestos, las conductas o hasta incluso nuestro físico. De aquí podemos citar a Mark Knapp, profesor e investigador de la comunicación de la Universidad de Texas, quien propone un recorrido posible por todos los canales que este tipo de comunicación puede utilizar. Citaremos brevemente algunos de ellos:

Movimientos del cuerpo: Esto incluye los movimientos de los brazos, los gestos de la cabeza, las expresiones del rostro, la dirección de los ojos y los tiempos de la mirada, entre otros.  Son todos aquellos movimientos del cuerpo que indican qué es lo que nos pasa, y complementan el lenguaje oral. Significan los sentimientos, los estados de ánimo, los gustos o los disgustos, la alegría o la tristeza, etcétera.

Características físicas: El tamaño del físico de las personas (su estatura), su cuerpo, el color del pelo o de la piel, dan información sobre la personas y permiten establecer, desde lo más básico: hombre o mujer hasta, por ejemplo, la edad, el extracto social, si realiza o no deporte, etc. Depende también de quién sea el interlocutor, ya que a cada uno le asignará más valor o menos a determinadas características físicas.


Conducta táctil: Todos aquellos movimientos que realizamos particularmente con las manos. Una caricia (afecto, comprensión), un golpe (odio, amenaza, autoridad) o las manos cuando guían una dirección, un modo de realizar una tarea.

Paralenguaje: El tono de voz, la risa, el llanto, la extensión en la entonación, algunas interjecciones que actúan como puntuadores del discurso (“ajá” “Hmm” “Eee”) Es decir, todo lo que acompaña generalmente a la palabra pero que la enmarca generando más información que la que trasmite a nivel semántico.

Proxémica: Nombrado en base a la ciencia que lo estudia, nos referimos al uso del espacio compartido con otros. Es muy común que quienes ejerzan el liderazgo se pongan en una posición más elevada que los otros, o que en distintas culturas, las distancias para las relaciones sociales defieran entre sí según las costumbres de cada lugar.

Artefactos: Todo aquellos elementos externos que colocamos sobre nuestro cuerpo: ropa, anteojos, perfume, un sombrero, etcétera.

Factores del entorno: Hace hincapié en todo aquello que rodea a una situación comunicativa, lo que comúnmente llamamos contexto.  Puede ser desde el lugar en donde sucede (la calle, una casa, el bar, un barco), hasta los componentes que rodean a ese lugar: los muebles, la luz, los olores, la arquitectura, etcétera.

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: