Shhh

La verdad suena al compás de lo que se dice. Los carbones que encienden las palabras solo son fuertes si ocupan ruido, si provocan eco, aunque este sea perdido. El sonido consume sílabas y saliva, tolera los niveles de la voz, pronuncia ideas, define posiciones e indica acto o lugar. La intangibilidad no responde, al menos en lo inmediato, a la necesidad de comunicar, para partir así, al tránsito del sendero que valora lo que se oye, lo que desde una simbólica tangibilidad responde y anuncia lo vital e imprescindible de la comunicación: el contenido.

Con seguridad, donde no hay sonido hay silencio, debido a que la ausencia del primero implica la presencia del segundo. Ambas, aún así, contienen en su estructura el contenido, lo que se dice, lo que quiere decir. Silencio para indicar una postura, silencio que se pronuncia entre palabras para aumentar la veracidad y valor de un discurso, silencio en espacios en blanco, silencio como espacio y motivo musical, silencio gestual (acompañado de un gesto).

El silencio es un elemento más del contenido, de la variedad de herramientas para decir, para comunicar y develar lo que se quiere expresar. El silencio posee peso sobre sí y existe por sobre todo el contenido, porque es universal, no tiene diferenciación por sobre el idioma, no es algo genérico, ni de razas, es humano y hace ruido dentro de nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: