Improvisar

Comúnmente, la improvisación forma parte lo inadvertido. La improvisación es un ensayo, una práctica sin reglas ni modelos, una escena de todos los días en lo que lo nuevo aparece y sucede. Improvisamos para aprender a caminar, improvisamos para dar amor, para entender sin libros ni expertos, para cocinar, para hacer arte, para sorprender.

Improvisar es un camino, una forma a veces tortuosa pero por sobretodo inesperada de actuar en consecuencia de lo que cree que se debe o puede hacer.  Cuando hablamos, actuamos de esta manera, ¿qué sería si quedáramos sin el resto de escenario que nos regala el hecho de improvisar? Probablemente, bastase la lógica, compleja pero llana para que nuestro alrededor se resuma al conflicto de encontrarnos entre paredes cercanas, sin vestuario, sin posibilidades de ventanas por las que se ventilen los aires comunes de lo que decimos.

Y no hablamos de mentir, las mentiras son un hecho de la anulación de la verdad; nos referimos sino, a los contrastes del alrededor, a la posibilidad mezclada con la sabiduría propia de conocer, con la audacia de equivocarse. A lo casual, pero no por ello desprolijo, al matiz del ingenio que nos otorga el pensamiento distante de las paredes y los pareceres de hacer, simplemente, lo que se debería hacer.

Improvisemos.

Por Luciano Verdi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: