Archivo de la categoría: Ensayos

Improvisar

Comúnmente, la improvisación forma parte lo inadvertido. La improvisación es un ensayo, una práctica sin reglas ni modelos, una escena de todos los días en lo que lo nuevo aparece y sucede. Improvisamos para aprender a caminar, improvisamos para dar amor, para entender sin libros ni expertos, para cocinar, para hacer arte, para sorprender.

Improvisar es un camino, una forma a veces tortuosa pero por sobretodo inesperada de actuar en consecuencia de lo que cree que se debe o puede hacer.  Cuando hablamos, actuamos de esta manera, ¿qué sería si quedáramos sin el resto de escenario que nos regala el hecho de improvisar? Probablemente, bastase la lógica, compleja pero llana para que nuestro alrededor se resuma al conflicto de encontrarnos entre paredes cercanas, sin vestuario, sin posibilidades de ventanas por las que se ventilen los aires comunes de lo que decimos.

Y no hablamos de mentir, las mentiras son un hecho de la anulación de la verdad; nos referimos sino, a los contrastes del alrededor, a la posibilidad mezclada con la sabiduría propia de conocer, con la audacia de equivocarse. A lo casual, pero no por ello desprolijo, al matiz del ingenio que nos otorga el pensamiento distante de las paredes y los pareceres de hacer, simplemente, lo que se debería hacer.

Improvisemos.

Por Luciano Verdi

Shhh

La verdad suena al compás de lo que se dice. Los carbones que encienden las palabras solo son fuertes si ocupan ruido, si provocan eco, aunque este sea perdido. El sonido consume sílabas y saliva, tolera los niveles de la voz, pronuncia ideas, define posiciones e indica acto o lugar. La intangibilidad no responde, al menos en lo inmediato, a la necesidad de comunicar, para partir así, al tránsito del sendero que valora lo que se oye, lo que desde una simbólica tangibilidad responde y anuncia lo vital e imprescindible de la comunicación: el contenido.

Con seguridad, donde no hay sonido hay silencio, debido a que la ausencia del primero implica la presencia del segundo. Ambas, aún así, contienen en su estructura el contenido, lo que se dice, lo que quiere decir. Silencio para indicar una postura, silencio que se pronuncia entre palabras para aumentar la veracidad y valor de un discurso, silencio en espacios en blanco, silencio como espacio y motivo musical, silencio gestual (acompañado de un gesto).

El silencio es un elemento más del contenido, de la variedad de herramientas para decir, para comunicar y develar lo que se quiere expresar. El silencio posee peso sobre sí y existe por sobre todo el contenido, porque es universal, no tiene diferenciación por sobre el idioma, no es algo genérico, ni de razas, es humano y hace ruido dentro de nosotros.

Internet transformando al periodismo

Si enviásemos una carta a la Luna esta nunca llegaría. La razón es simple: no hay un medio que facilite enviar un sobre a través del espacio.  La comunicación es comunicación cuando existe un medio que la permite y, en tanto,  un medio es eficiente cuando este logra la mayor precisión posible en la recepción de un mensaje idéntico, sin alteraciones del original. Si atáramos nuestro sobre a unos globos se elevará a una distancia apropiada hasta que se termine el aire y se desinfle, pero aún si superara los límites de la tierra la posibilidad de que se dirija hacia la Luna son casi nulas. Entonces, el éxito de un mensaje está estrechamente ligado a su medio, a la flexibilidad de este y la virtud que tenga para que todo lo que se diga sea información al fin.

Día a día, las noticias y la información corren por el mundo y se multiplican por millones. Pero el curso de la comunicación no es casual, sino mérito de la invención de un medio que posee características únicas y revolucionarias. Hablar de internet, implica mencionar un cambio social en todos sus aspectos, pero, principalmente, en el acceso y almacenamiento de información. La comunicación entre redes instaló nuevos elementos a la trasmisión de mensajes: rapidez, y capacidad multimedia.  Hace algunas décadas atrás, si ocurría un siniestro en Japón, la información llegaría a la Argentina tiempo después. Pero esta no sería más que un encabezado en los diarios y la cantidad de líneas que requiera la información obtenida.  Internet implica una notable transformación en ese sentido, la información se obtiene en muchos casos mientras está sucediendo, o en su defecto, algunos minutos después.  Además, internet es un medio complementario de otros que se unen y enriquecen un mensaje: fotografías, audios, videos e infografías. Por lo que en minutos se puede estar recibiendo información sobre lo que está sucediendo en el mismo instante en el que nos informamos leyendo una nota, observando un video o escuchando un audio en vivo de un referente.

El periodismo incorporó estos cambios, los cuales resultaron benéficos para sus propósitos e hicieron de la información un constante de 24 horas día tras día.  El vencimiento del papel como medio alrededor del mundo y la disminución de la audiencia de la televisión,  le otorga un mayor significado a la comunicación a través de internet, aunque también genera una devaluación del periodista en su rol, ya que la comunicación en cuanto a su transmisión está al alcance de cualquier usuario. Hoy ya no solo nos informamos por grandes medios, sino que también vemos un video tomado por un ciudadano anónimo, nos involucramos con la opinión de un desconocido en su blog o buscamos las fotografías que alguien tomó con su celular sobre un acontecimiento de nuestro interés.  Es entonces hoy, tanto la información y la comunicación de un dominio público nunca antes visto, lo que genera nuevos paradigmas y formas de interpretarla y a los cuales debemos adecuarnos para “sobrevivir” en esta vorágine ya característica del siglo XXI que es la información y su valor.

 

blid.com.ar

Percepción de una organización desde la comunicación social

Las organizaciones que existen son variadas y de múltiples fines. Cada unión de personas que las conforman, persiguen distintos intereses que parten de la planificación de un objetivo concreto. La comunicación social puede formar parte esencial en los mecanismos de una institución, cualquiera esta sea, aún si se trata de una sola persona (un famoso por ejemplo). La comunicación busca coordinar integralmente los recursos existentes, estableciendo una estrategia que oriente los pasos a seguir para lograr aquellos objetivos que parten desde la concepción primera de la organización.

En primer término se debe establecer cuál es la identidad de la organización, aquello que la hace única y diferente a las demás. Desde aquellos atributos objetivos, como los recursos humanos, su antigüedad, tamaño, etcétera. En tanto, también significación los aspectos denominados físicos, tales como todos aquellos elementos que faciliten el posicionamiento de la empresa: logotipo, gama cromática y tipografía, entre otros.  A través de estos elementos es donde la comunicación proyecta la identidad conceptual que esta transmite a los públicos, o sea, las que ellos perciben y “cómo ven” a la organización fuera de ella, cuestión muy difícil de diagnosticar siendo partícipe de la misma.

También se toma en cuenta lo que denomina cultura. La misma está dada por el sistema de creencias y valores compartidos que interactúan de diversas formas según la organización, esto nos sirve para determinar las características y actuaciones de una empresa. Su origen no es solo algo tradicionalista, sino que se le entiende como la experiencia común en resolver problemas de supervivencia que plantea el medio externo a la organización.  Las estructuras jerárquicas más flexibles facilitan los procesos laborares, ya que contienen y le dan más participación a todos los miembros al eliminar los niveles de segmentación de empleados, en tanto, las más rígidas y por lo tanto menos flexibles al cambio mantienen culturas tradicionalistas, donde las jerarquías se respetan al punto de los recursos humanos convertirse en reemplazables (como si fueran simples piezas). Todo este análisis de la cultura organizacional, que se extiende mucho más, permite conocer mejor a la entidad y comprender también aquellos dilemas que afectan a la comunicación interna: desde inconvenientes en los flujos de información, motivaciones de los empleados, desconocimiento de los objetivos generales, falta de apoyo comunicacional, necesidad de cambios en la accesibilidad a la información y otros.

¿Porqué gestionar la comunicación interna? Reduce conflictos, armoniza las acciones, crea consenso, genera más implicación, favorece el cambio, mejora la productividad.

Además, se incluyen aspectos como la imagen, que permite saber más sobre la comunicación externa (de la empresa hacia afuera, la que se emite). La imagen es la idea global que los públicos tienen sobre los productos, servicios, actividades y conducta social de las organizaciones. Esto está intrínsecamente ligado a la reputación de la empresa y su representación al público, los cuales elaboran discursos de percepción mediante las asociaciones mentales que tengan de la entidad, en los que entra en juego tanto la información como la desinformación sobre la organización.  Puede existir una imagen natural, siendo aquella que ha ido surgiendo históricamente, de manera espontánea. Esto se ve en las empresas más antiguas, que su imagen tanto física como simbólica (logotipo o similar) ha encontrado su forma en el paso de los años y la experiencia en determinados rubros.  La imagen controlada,  que surge de la voluntad de la empresa. Esta se busca y se define, con pasos y estrategias tanto en comunicación como en marketing que orienten los procesos de percepción del público. Luego se pueden mencionar aquellas imágenes sistemáticas, en las cuales la empresa diseña su actuación estratégica (estructuras jerárquicas flexibles, responsabilidad ambiental, etcétera) y pone esto al servicio de la imagen, la cual se juzga a partir de la de formar de operar y el compromiso.

Por último, debemos considerar a los públicos. Los públicos son todos aquellos individuos que tienen cierta homogeneidad y con los cuales la organización desea comunicarse (clientes o probables clientes). Lo interesante de los públicos es que están y no se pueden elegir. La segmentación del mercado ha contribuido a encontrar las motivaciones de cada grupo para vincularse o no a determinada entidad.

Todo comunica, absolutamente todo. La comunicación social es una herramienta nueva, pero no por ello menos importante que otras áreas de estudio. Puede aventajar los caminos hacia los objetivos planteados y mejorar la productividad. El ser humano es por excelencia un ser que se comunica, constantemente, y de ahí viene esa necesidad de porqué es importante la comunicación para las organizaciones, entendiéndola como un proceso doble, en donde juegan un rol importante tanto lo que se percibe (la comunicación externa) y lo que es (la comunicación interna), aspectos que incidirán en la imagen y reputaciones.

Facebook: En busca de la personalidad perdida

Dentro de la concepción de las personas – de un modo individual – existen un sin número de características que orientan a la conformación de las personalidades.  Nuestros actos nos definen, nos envuelven en un molde que nosotros mismos esculpimos y le dimos forma, claro que, ayudado por el modo en el que actuamos según las circunstancias. Es decir, en los momentos que expresamos nuestros gustos, disgustos, dones, satisfacciones, egos y virtudes.

Facebook es una herramienta que engloba necesidades de índoles sociales (claro, es una red social); si bien sus usos y aplicaciones son múltiples nos permite tener en un sólo lugar la muestra social de referencia y estar “controlando” la que no es de nuestra circularidad pero que nos interesa. Así pintado el panorama, cada individuo que ingresa a Facebook se encuentra con la posibilidad (casi una obligación) de dotar al perfil personal de justamente lo que es: un perfil personal, para plasmar en él, toda esa suerte de aspectos que nos hacen ser algún fulano.  Allí tenemos la oportunidad de indicar quienes somos, qué hacemos, qué sabemos hacer, qué nos gusta, qué no, qué tan bien puedo mejorar fotos con Photoshop o cuánta  honestidad puede tener un ser humano al mostrarse tal y cual como es. Todas esas opciones se encuentran en un estado “natural”, las cuales el usuario “amolda”  luego a su personalidad y juicio, pero he aquí que algunos prefieren mostrar una alteración de su vida, una parodia, o un espejo de otras vidas.

Facebook sirve para husmear, claro está, sirve para promocionar productos y para, en un sentido muy poco apreciado y para gusto muy poco aprovechado, comunicar como nunca nos comunicamos. Existe algo que se llama ruido en la comunicación. Hoy ese aspecto se involucra más al contexto que engloba un mensaje entre individuos, pero, en esencia, es lo que molesta y dificulta el entendimiento del mensaje, tal cual el ruido de una señal entrecortada de radio que no nos permite entender con claridad qué nos quiere decir un locutor. En términos algo académicos: todo aquello que se interponga en el canal del mensaje.

Los usuarios de Facebook suelen hacer ruido; no todos claro, pero si los suficientes, en un sentido más metafórico que consistente, pero lo hacen. Con esto nos referimos a la realidad alterada que hacen algunos fulanos de sí, ilustrando una mirada sobre su “soy” contradictoria a la real.

Generalmente se utilizan referencias a vidas soñadas, a ser un ejemplo, a tratar de mostrar la belleza superficial y no la interior, aunque eso, lamentablemente, vende. Aunque todos sabemos que no sabes cinco idiomas como dice tu perfil, porque la posibilidad de que lo hagas es inversamente proporcional a cada horror de ortografía que escribís en Español. Entonces, no hace falta decir que te portas bien, que jamás mentiste y que estás orgulloso de pertenecer a un grupo llamado “Nunca fui infiel” si te excusás en eso porque no soportás serlo o “Cambio tesoros del vaticano por comida para África” si no estás dispuesto a hacer nada (nuestros mayores respetos para los que intentan) o ¿alguien cree que Benedicto XVI está preocupado porque un grupo en Facebook está en contra de sus paredes de mármol y zócalos de oro? en verdad lo dudamos. Por eso, no digas que no te gusta Arjona sólo para quedar bien, ¿y si te gusta?, pero claro, a ellos (un grupo reducido pero referencial – quizás estúpido -) no.

Entonces ¿dónde quedan esas personalidades perdidas? ¿Quién es esa fulana que sabe hablar en portugués, inglés y alemán y le gusta todos los estados de sus “amigos”?, cuando en la realidad es introvertida, tartamudea, no es tan valiente como cuando responde con vehemencia cada nota en la que la etiquetan y ya no tiene la posibilidad de que la veamos del perfil que mejor sale en las fotos. Aquí, es donde llegan los “yo” en el sentido más singular y básico que hay; el mejor perfil que tiene una persona es el “yo”, porque el “yo” te permite ver las verdaderas virtudes, ya que sólo así resaltan, ante la presencia de los defectos que todos tenemos. Alguien que es perfecto no es poco probable, es imposible, y seguramente tarde o temprano termine buscando su personalidad perdida, en los confines de vaya a uno a saber dónde.

No estamos echándoles culpas a Facebook, lo siento parte de la evolución de dos cosas en su conjunto muy relacionadas: la imprenta y la comunicación de un individuo a múltiples (cosa que hace siglos y mucho menos tiempo también sólo se podía hacer a través de libros). Facebook es sólo un espejo, donde el reflejo lo adorna cada usuario a su parecer, pero hay que ser cautos con esos reflejos porque pueden ser el de personalidades que no son, y que están en busca de la que perdieron.

Etiquetado

Realidad aumentada como elemento del marketing

La realidad aumentada es el efecto de superponer en tiempo real imágenes digitales sobre imágenes reales captadas por una cámara, con lo que se logra añadir información virtual al mundo físico, permitiendo el enriquecimiento del entorno en el cual se encuentran los usuarios.

Esto suele ser sumamente útil como herramienta de marketing, ya que posibilita de forma sencilla y rápida la aparición de textos, imágenes, sonidos, videos y figuras en tercera dimensión (3D). La realidad aumentada ofrece a las empresas una manera diferente de llegar a los consumidores, permitiendo que interactúen  con los productos y ofreciéndoles una experiencia única como consumidores.

¿Cómo funciona?

Para poder disfrutar de la realidad aumentada se necesita un dispositivo que contenga una pantalla, en la que vemos la suma de lo real más lo virtual; una cámara, que capta la imagen del mundo real y el programa o software que se encarga de superponer la información. Por su atracción, sus características y su audiencia, las campañas de marketing  con realidad aumentada se suelen convertir rápidamente en grandes campañas virales, lo cual es más que eficiente para las marcas.

Aquí van algunos ejemplos de empresas que utilizaron la realidad aumentada como elemento de marketing:

Tesco es una cadena de supermercados de Reino Unido que también utilizó esta técnica como estrategia de marketing. Buscando obtener más ventas, presentó un catláogo online con 40 de sus productos que los usuarios podían ver en tercera dimensión, simulando que los cargan en sus manos y, por supuesto, viéndolo en  360°

Esta otra acción fue realizada por una conocida tienda de ropa de Canadá especializada en talles grandes. Una acción llamativa y divertida frente a un espejo que sorprendía a cada una de  las mujeres que se probaban ropa con un show  de bomberos piropiadores.

Adidas también presentó el lanzamiento de la camiseta de la selección de fútol de Escocia, utilizando la realidad aumentada en varios centros de compras del país, permitiéndole a los usuarios interactuar con los jugadores y simular estar en la cancha.

Axe lanzó una gran campaña de realidad aumentada realizada en una estación de ferrocarril de Londres. Al acceder a la estación, había carteles en los que se pedía a los viajeros que miraran a una pantalla gigante. Al hacerlo, podían verse a sí mismos junto a los ángeles que protagonizan la última campaña de la marca.

Etiquetado

Cambio de paradigma

Las redes sociales generaron un cambio de paradigma en la sociedad, paradigma  que muta y se transforma día a día. La accesibilidad, velocidad e hiperconectividad son los 3 pilares fundamentales de este nuevo mundo. Cada día, no solo rápidamente entra en escena una  nueva red social, sino que los usos cambian y las posibilidades de estas se vuelven cada vez más flexibles y adaptables a las necesidades de los usuarios. Hoy todos somos creadores de información, de ideas, de opiniones, artículos y noticias. Eso ha traído y aún lo hace, controversias con profesiones como el periodismo, generando cientos de  debates sobre los cambios que se producen día a día. Antes, el único que tenía la información de actualidad era el medio periodístico. Hoy en día, esta información está difuminada por toda la red y probablemente no haya surgido desde un medio sino desde una persona que estaba presente en el momento en que se generó la noticia.

Según una encuesta realizada en Estados Unidos por la George Washington University el 85% de los periodistas considera que estos canales de información tienen menos credibilidad que los medios tradicionales (hablando siempre de redes social vs radio, televisión, diarios, donde el acceso es solo para profesionales) por lo que siempre, dicen,  es necesario corroborar los datos. En tanto 52% de los periodistas utilizan el microblogging –particularmente Twitter– para hacer su reporte diario, y 42% de ellos suele revisar los foros de discusión que se encuentran online. A ejemplo de esto último,  el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) organizó el debate “Periodistas enredados. Las redes sociales en los medios”, el pasado 6 de Octubre de 2011. Durante el mismo se trataron los siguientes temas: ¿son las redes sociales herramientas de uso periodístico?, ¿están de acuerdo en que los medios tengan políticas de uso de estas plataformas?, ¿es válido opinar en estos espacios cuando un periodista está dentro de un medio?, ¿cómo se maneja la publicación de anticipos o exclusivas del medio? y ¿cómo impacta la conversación en estas redes en la producción de contenidos?

Las redes sociales son estructuras de comunidades universales generadas por personas con objetivos diferentes. Esta variedad de objetivos hace en el uso de las redes sociales que las posibilidades que allí se presentan sean casi infinitas, ya que los límites están puestos por los avances tecnológicos, que se pueden visualizar, compartir y generar contenido e información diversa. La inmensidad que estas redes presentan en la actualidad brinda la posibilidad de que el mundo esté en contacto permanente. Aunque no hay que dejar de lado que, en países como la Argentina, esta oportunidad de conectarse está limitada por el acceso que las personas tienen a internet, a adquirir una computadora y a los conocimientos que poseen sobre informática.

Caso:

En Enero de este año, se convocó desde Twitter a que la población de Egipto asistiera a las manifestaciones por un gobierno democrático. Más tarde, esta red social  bloqueada por el propio gobierno. 

Mohamed ElGohary dice:

“NO SE PUEDE ACCEDER A TWITTER EN EGIPTO #25enero”

En este ejemplo se puede ver claramente la el uso diverso que puede tener una red social y la gran importancia que ha cobrado esta red en el mundo.

Innovar: creatividad + funcionalidad

De vez en cuando, en medio de la confusión, sucede algo inesperado que nos empuja hacia delante. Encontramos sentidos, percibimos tonos que antes no veíamos,  descubrimos emociones en las palabras, pensamos en diseños nuevos, en estrategias para llevar adelante una idea.  A eso le llamamos creatividad.  El efecto de innovar implica, desde su visión más intrínseca, un modo de llevar adelante las ideas, materializando los resultados en soluciones nunca antes vistas. Pero para considerar una idea como una solución, debemos antes, percibir y demostrar su efecto para el fin hacia el cual fue pensada: la funcionalidad es la conclusión de nuestro camino. Esto implica, en síntesis, llegar al fin de un producto de la manera más simple, completa y de fácil administración y entendimiento para el público para el que fue diseñado. Si lo hace, es bueno. Las ideas que se plasman en la realidad, deben incorporar el factor funcional para convertirse en innovadoras, para alcanzar lo que entendemos como diferenciador. Aquellas ideas que se diferencian, toman tal dimensión porque su creación incorporada al ideal de función de la misma, transciende y – hasta inclusive – puede determinar una nueva visión sobre aspectos determinados de algo, o su interpretación completa,  ser modificada a la razón de innovar con una nueva idea.  Pensar en innovar es la mejor herramienta que puede tener un profesional, abre caminos y por sobre todas las cosas, crea soluciones de categoría para las necesidades de las personas.

Redes sociales: un mundo por conocer

Es difícil pensar que detrás de toda gran compañía o campaña de comunicación generada por las grandes marcas hay un ejército de bloggers y/o usuarios de internet (pagos o que pertenecen a la compañía) que instalan en las diferentes redes o foros, los temas. Respondiendo algunas preguntas, haciendo preguntas sobre el uso, condiciones, comodidades, utilidad y a su vez respondiendo con una visión positiva, generando en los lectores una suerte de imagen positiva sobre determinado producto. En la actualidad vemos como influye en los compradores las opiniones de otros usuarios y/o compradores de determinados productos. Las internas en los foros,  redes u otros medios de comunicación digital, definen las futuras compras de algunos productos. Es común ver que muchas personas preguntan sobre las experiencias de otros consumidores.

Internet nos permite llegar a un público específico de una manera directa, a un segmento del público al cual le interesan determinadas cosas o tienen gustos particulares, pudiendo publicitar en los sitios, blogs, redes sociales y demás. Dentro de las redes sociales, Facebook es la más utilizada para publicitar,  te da lo posibilidad de hacerlo por clics o por impresiones, y te brinda una herramienta para segmentar al publico al cual se quiere llegar. Con edad, sexo, ciudad, etc. Estas variables nos permiten definir los usuarios que tienen gustos o intereses afines a nuestra marca.

El caso de Twitter es un poco más complejo, ya que recientemente se pueden ver publicaciones, por parte de algunos usuarios (que poseen gran cantidad de followers) sobre algún producto y/o servicio. Es una nueva manera de publicitar en la web. Se utiliza mayormente para el lanzamiento de algún producto, aunque hay casos específicos como el de Juan Pablo Varsky que llevan adelante estas actividades cotidianamente. Tal vez lo esencial en estos casos es no hacer abuso de la publicidad para no cansar a los followers.

Resulta interesante poder establecer algunas diferencias básicas entre Twitter y Facebook, ambas cuentan con una innumerable cantidad de usuarios, pero tienen un uso distinto provocado por las prestaciones que presentan cada una de ellas. La principal diferencia está en la cantidad de caracteres para realizar publicaciones que posee cada una, Twitter tiene 140 caracteres disponibles y Facebook 480, por lo que marca un modo distinto de comunicar. No se pueden emitir los mismos mensajes para ambas redes. Tal vez la principal diferencia se da porque Twitter se presenta como una herramienta más instantánea que Facebook, la cual sirve para mantenernos informados, la mayor parte de sus tweets son títulos con links para ampliar la información. Por caso Facebook también se utiliza como herramienta para lanzamiento de campañas digitales, por su capacidad para generar gran viralidad de contenidos (sobre todo cuando el mismo es audiovisual) y por el gran número de usuarios que se encuentran en la misma.

 Los Blogs marcaron hace ya varios años una nueva tendencia en medios de comunicación, brindando un espacio para que los usuarios pudieran expresarse, sin importar el tema o el grado de conocimiento que tuvieran. Lo importante era compartir con el otro, vivencias personales, gustos, intereses y demás. Hoy es una herramienta poco utilizada, pero realmente muy útil, tanto en el ámbito personal como en el profesional. Es una carta de presentacion que tendrían que tener todos aquellos que se quieran dedicar a la comunicación. Es una manera de mostrar lo que hacemos y quienes somos.  En el caso de las empresas, es un poco más complejo, pero hoy se lo considera como un lugar de esparcimiento, donde contar desde otra óptica algo de lo que hacemos o abarcar un análisis con un enfoque distinto sobre algún acontecimiento o tema especifico. Muchas agencias de marketing, diseño y comunicación, los utilizan para publicar noticias propias o compartir algunas otras de su interés.

Las redes sociales se convirtieron en un medio para que las empresas se den a conocer, interactúen con los usuarios y por sobre todas las cosas obtengan información útil. Es imprescindible para las empresas entender los beneficios que trae aparejado realizar con profesionalismo esta actividad. El rol del Community Manager, comienza a ser sumamente importante en las grandes empresas, trabajando de manera transversal con diversas áreas de la misma. Ya que el encargado de llevar adelante la tarea de CM, dispondrá de gran cantidad de información proveniente de las redes y del feedback  por parte de los usuarios.

Hay que tener en cuenta que los medios sociales generan lazos de tipo afectivo con el consumidor, el mismo que es a su vez productor de contenidos.  Y esa es una de las ventajas que tienen las redes por sobre los sitios web, los consumidores son activos, están involucrados, interactúan con las marcas. Por eso es importante,  que las empresas estén donde está el cliente.

Twitter: sabiduría de la modernidad en pocas líneas

140 puede ser mucho: peso, presión atmosférica, grados, personas, años. Pero también puede ser poco: dinero, centímetros, segundos, granos de arena, caracteres.  La evolución de la humanidad se ha encargado de “enlatar” las cosas, de hacer pequeño algo tan grande (por su importancia) como un (micro -) procesador o – hasta incluso – hacerlo con la comunicación.  Twitter nos degusta ese camino, un sendero que renuncia a otros más extensos y por lo tanto a posibilidades mucho más amplias. Aquí solo contamos con 140 caracteres para comunicarnos.  Hermano/primo de los mensajes de texto, la red social de los ciento cuarenta determina una clara forma de estructurar nuestro pensamiento, casi debiendo limitarlo al mínimo de la expresividad que el ser humano tiene.

Se calcula que en el idioma español existen alrededor de 100 mil palabras, de las cuales conocemos menos de un cuarto de ellas: se estima que utilizamos unas 10 mil, sí el 10%. Repasemos: 140 caracteres no te permiten utilizar más de 20 palabras, 20 palabras en relación a 10 mil son contraproducentes, ni hablemos en relación a 100 mil. Papua Nueva Guinea, un estado de Oceanía,  tiene 5 millones de habitantes y en total hablan 820 idiomas ¿Se imagina la cantidad de palabras distintas que se deben decir en un solo día en aquél país? El libro por excelencia del lenguaje español “Don Quijote de la Mancha”, tiene – contando los espacios en blanco –  2. 034.611 caracteres ¿podría twittiarlo? Claro que no.  Pero no todas son malas para Twitter; en Surinam aún persiste una lengua hablada por 120 mil personas que utiliza 340 palabras (son todas las que tienen), aquí la relación twitteo – cantidad de palabras es más acertada, ya que la diferencia entre mandarse un mensaje de 140 caracteres con 20 palabras o hablar personalmente no cambia demasiado.

Por naturaleza, el ser humano es un ser que está destinado a vivir en sociedad, y por lo tanto a comunicarse, para lo que ha construido un sinfín de medios para hacerlo – a los que comúnmente llamamos idiomas – y que, han llevado a la literatura a sus máximas expresiones. Pero Twitter es el reflejo de una modernidad apurada, más concreta, con menos tiempo para la detención de lo importante, con menos ganas de un: “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza…” sino de un simple: Cerca de la Mancha, vivía un hidalgo, y listo.  Lo sintético de los mensajes, puede ser un mal para nuestros idiomas, que se concibieron con el objeto de poder expresar con todas las palabras lo que sentimos, lo que pensamos y por sobre todas las cosas, lo que deseáramos decir.